SANDVIK COROMANT: Microherramientas y megaproductividad

 

 

Documento sin título

El concepto «fail fast, fail often» (fallar rápido, fallar con frecuencia) tiene sus críticos y sus defensores. Aunque un fallo puede suponer un punto de inflexión significativo en el diseño de un producto, ningún fabricante quiere realmente que suceda. Cuando Everstampi, empresa especializada en moldes para el sector de plásticos, inició la búsqueda de una nueva herramienta de microtaladrado, estaba claro que el fracaso era posible. Sin embargo, para su sorpresa, una herramienta rotativa enteriza (SRT), una microbroca de Sandvik Coromant, no falló ni rápido ni con frecuencia. De hecho, la empresa ha experimentado una sola rotura de herramienta.

Tras más de 30 años operando en el sector de las materias plásticas, Everstampi diseña, fabrica y prueba moldes para artículos de plástico, de pequeño y mediano tamaño, destinados a diversos sectores. Con su apoyo en sectores como cosméticos, alimentación y bebidas, artículos de limpieza para el hogar y farmacéutico, Everstampi guía a sus clientes en todos los pasos del proceso de creación de moldes y matrices: desde la presentación del modelo matemático, dibujo y prototipo, hasta el diseño, la fabricación y la puesta en funcionamiento del molde.

Everstampi ve la automatización como el futuro para los fabricantes de moldes y por ello ha realizado inversiones en tecnología durante los últimos años. La empresa colabora con especialistas de referencia en CADCAM como Autodesk y TopSolid, y ha realizado inversiones significativas en maquinaria. En sus talleres se alojan actualmente numerosos equipos de vanguardia entre los que se incluyen cuatro fresadoras, cuatro máquinas de tornear, dos rectificadoras, cuatro EDMS y una maquina de taladrar.

Estas decisiones han dado resultado y Everstampi se ha convertido en un fabricante líder en moldes de inyección con una producción muy alta y con ciclos productivos que se sitúan entre los más cortos del mercado. En octubre de 2021, la empresa buscaba una nueva solución de microtaladrado para perforar agujeros de precisión en un componente de una pieza de impresión. Como necesitaban una solución resistente y fiable, decidieron invertir en herramientas de Sandvik Coromant.

Mejorando las pequeñas cosas
Las técnicas de microtaladrado se utilizan para fabricar componentes como dispositivos médicos y herramientas para cirugía, piezas para el sector aeroespacial y para electrónica de consumo. No obstante, el desafío que supone mecanizar estos componentes no se debe únicamente a su pequeño tamaño. También se pide a los fabricantes que mecanicen productos cada vez más pequeños a partir de materiales muy difíciles de mecanizar como el acero inoxidable, la cerámica y el titanio. Conseguir alta calidad superficial y mantener la vida útil de la herramienta no resulta fácil: muchos esperan que los fallos sean frecuentes.

En este caso, Everstampi necesitaba perforar agujeros en componentes fabricados con material ISO H. Los aceros con una dureza de 53-54 Hrc, como el tipo con el que Everstampi trabajaba, son difíciles de mecanizar. Los materiales generan calor durante el corte y son muy abrasivos para el filo. Aunque nunca es deseable una rotura de la herramienta, al trabajar con estos materiales se da por hecho que puede suceder.

«Sinceramente, nuestro objetivo era hacer el trabajo rompiendo el menor número de herramientas posible», afirma Colombo Edoardo, director de producción de Everstampi. «Somos conscientes de la complejidad de perforar un número tan grande de agujeros diminutos en un material tan duro. Si se hubieran roto algunas brocas, ya nos habríamos dado por satisfechos».

Taladrado en acción
No resulta extraño que las microbrocas presenten una vida útil corta, especialmente al mecanizar piezas duras. Por ello, es necesario considerar detenidamente el diseño, la calidad y el tipo de recubrimiento de la broca para que la herramienta responda a las expectativas.

Everstampi seleccionó CoroDrill® 862 con geometría -GM de Sandvik Coromant para solucionar su dilema del taladrado. La herramienta es ideal para taladrado de precisión y es capaz de perforar agujeros de entre 0,30 mm y 3,00 mm de diámetro. CoroDrill® 862 admite mecanizado en todos los materiales ISO y está disponible en una amplia gama de herramientas de corte y longitudes. En resumen, CoroDrill® 862 puede marcar una diferencia real en la calidad del producto acabado. Pero, ¿es una herramienta fabricada para ofrecer una duración excepcional?

Everstampi seleccionó la herramienta en cinco diámetros distintos, entre 0,5 y 0,9 mm, en todos los casos con capacidad de alcanzar una profundidad del agujero de hasta nueve veces el diámetro (xD). Como Everstampi seleccionó estas herramientas sin suministro de refrigerante, que suele servir de ayuda para eliminar la viruta, Sandvik Coromant sugirió a la empresa que utilizara taladrado con intermitencias para mejorar la eficiencia del mecanizado.

«El taladrado con intermitencias implica que el avance axial de la broca en la pieza se realiza de forma parcial», explica Fabio Capone, especialista en herramientas rotativas enterizas de Sandvik Coromant. «Idealmente, es necesario taladrar sin superar una o dos veces el diámetro de la broca y, a continuación, extraer la broca hasta la superficie. Esta acción se repite hasta finalizar el agujero. Cuando no se va a utilizar refrigerante interior, como en el caso de Everstampi, recomendamos este método de taladrado porque ayuda en el proceso de evacuación de la viruta, refuerza la precisión de la herramienta y evita la rotura de la viruta».

Para asombro de Everstampi, la rotura de la herramienta no supuso un problema. De hecho, solo se rompió una broca después de mecanizar alrededor de 1,5 metros de agujero por broca. «No es que no confiáramos en el producto. En realidad, es casi inviable mecanizar correctamente microagujeros en materiales con esta dureza y encima hacerlo sin un número importante de roturas», afirma Edoardo. «Haber tenido una sola rotura de herramienta durante una operación de taladrado tan exigente no solo es brillante, es casi imposible».

Para su pequeño tamaño, las microbrocas asumen una gran responsabilidad. Perforar agujeros de alta precisión en algunos de los materiales industriales más duros no resulta fácil. Cuando Everstampi empezó a buscar una nueva microbroca, la previsión era que los fallos fueran rápidos y frecuentes. Pero, al utilizar CoroDrill® 862, la rotura frecuente de la herramienta no supuso un obstáculo para la productividad.

Para obtener más información sobre la gama de microbrocas de Sandvik Coromant, visite la página web.

SANDVIK COROMANT: Microherramientas y megaproductividad

Últimas Noticias

7/12/2022

ZOLLER toolBalancer: El sistema de equilibrado con la tecnología más reciente

7/12/2022

ABAS IBERICA: La Industria 4.0 en la Producción Compleja

7/12/2022

TÜV SÜD: EU Taxonomy, ¿El futuro de la sostenibilidad en las empresas?

Búsqueda Directorio Empresas

Webs Grupo Metalia

metalia selling metalia.cl DEM - Directorio Esencial Metalúrgico grupo metalia

Suscribete a nuestro Boletín